En nuestro último viaje a Asturias queríamos alojarnos en un hotel que nos sirviera como base de operaciones para recorrer la costa asturiana. La idea era localizar un hotel rural que estuviera lo suficientemente cerca de las poblaciones que queríamos conocer y que nos aportara la tranquilidad y el confort que uno espera cuando está fuera de casa. Todo esto y mucho más lo encontramos en la Casa Vieja del Sastre, a la que llegamos guiados por las magníficas críticas de otros huéspedes que antes que nosotros se dejaron caer por esta casona tradicional asturiana construida en 1890.

De la sastrería a la hostelería

El hotel restaurante Casa Vieja del Sastre, ubicado en Soto de Luiña, una pequeña parroquia del concejo de Cudillero, es un lugar cargado de historia en el que sus propietarias, Mar y Patricia, han realizado un estupendo trabajo de rehabilitación para convertir la antigua sastrería familiar en un hotel encantador que luce con orgullo en su fachada la “Q” de Calidad Turística.

 

Lo primero que llama la atención en este establecimiento es su decoración que nos recuerda en cada detalle los cuarenta años que estuvo funcionando como sastrería: maniquíes, pies de máquinas de coser habilitadas como escritorios, fotos antiguas del taller, cuadros de figurines… Están repartidos por toda la casona y crean un conjunto de lo más personal.

 

Decoración interior de la Casa Vieja del Sastre

Este ambiente cálido y acogedor se traslada también a sus 14 habitaciones. Cuando llegamos a la nuestra nos encontramos con dos gratas sorpresas: teníamos una galería típica asturiana con dos mecedoras (que en nuestro caso utilizamos cada mañana para planificar la ruta del día), y la wifi gratuita del hotel funcionaba estupendamente. También nos sorprendió lo impecable que estaba todo y la extraordinaria suavidad de la ropa de cama. Nota para futuros huéspedes: en la mesilla de noche encontraréis un dossier con la historia del hotel. Leedla atentamente porque merece la pena.

Habitación de la Casa Vieja del Sastre

Los fogones del Sastre

Otro de los puntos fuertes de la Casa Vieja del Sastre es su coqueto restaurante. La carta, que combina sabiamente tradición y toques innovadores, no tiene desperdicio. Aunque estuvimos a punto de sucumbir al menú de temporada otoño-invierno -con platos de setas, caza y bacalao-, al final optamos por pedir una entrada de fritos de langostino y patata con mini-bouquets de ensalada, solomillo ibérico con cebolla confitada y reducción de cola, y lubina a la espalda a la manera tradicional. Todo estaba exquisito. Fresco, cocinado con mimo y muy bien presentado.

 Restaurante Casa Vieja del Sastre

Solomillo ibérico con cebolla confitada y reducción de cola

Lubina a la espalda. Casa Vieja del Sastre

Lo mismo podemos decir del buffet del desayuno en el que cada mañana nos encontrábamos “cosinas” como rosquillas, hojaldres, pastas de mantequilla, magdalenas, bizcochos… Nosotros alternábamos esta deliciosa bollería casera con un plato de huevos revueltos con beicon que nos preparaban en el momento.

Excursiones cercanas

Además de visitar Soto de Luiña, parada clave en el Camino de Santiago de la costa, no te pierdas la cercana playa de San Pedro, los impresionantes acantilados y puestas de sol del Cabo Vidio, la playa del Silencio y, cómo no, Cudillero. Si tienes alguna duda sobre cualquier otro destino, pregunta al personal de la casa. Son unos embajadores excelentes de su tierra.

Ya lo sabes. Si buscas tranquilidad, confort, buena mesa y un staff que se desviva por hacer de tu estancia una experiencia inolvidable, recuerda este nombre: Casa Vieja del Sastre.

Ficha del Hotel Restaurante Casa Vieja del Sastre

Dirección: Los Quintos, s/n – 33156 Soto de Luiña (Cudillero). Asturias. Tel.: 985 596 190. Web.

Categoría: 3 estrellas.

Nº de habitaciones: 14 (estándar, superior abuhardillada, junior-suite), equipadas con baño completo (secador de pelo, espejo de aumento, amenities), calefacción, teléfono, televisión y caja fuerte. Todas las junior-suites y las habitaciones superiores tienen además DVD y minibar.

Servicios: Salón-biblioteca, sala polivalente (TV o reuniones), jardín-terraza, aparcamiento gratuito, restaurante a la carta, punto informático gratuito con ADSL y wifi gratis en todas las habitaciones. El hotel no dispone de ascensor pero lo compensa con servicio de equipaje a sus habitaciones.