Poderosas montañas, valles, ríos y lagunas, hábitats imprescindibles para la supervivencia de especies en peligro de extinción, deslumbrantes fenómenos kársticos y bosques de ensueño. Así es la naturaleza en León, la provincia española que cuenta con la mayor concentración de Reservas de la Biosfera de Europa. Siete, nada menos.

Aunque cada una luce su singular fisonomía y unas señas de identidad que las hacen únicas, todas tienen dos puntos en común fundamentales: su gran valor ecológico y su compromiso para conjugar sostenibilidad y progreso.

Recorrerlas es un placer que cautiva la vista y alimenta el espíritu. Respirar aire fresco, caminar sin prisa, sentir las huellas del pasado y el pulso del presente, detenerte a escuchar los sonidos de la naturaleza, hacer deporte, charlar con gentes que tienen mucho que contar, relajarte en un coqueto alojamiento rural…

Picos de Europa. Que ver en Leon
Panorámica del Macizo Central. Picos de Europa

Todo ello en el norte de León. Tierra de contrastes, de aldeas perdidas y pueblos que muestran con orgullo su arquitectura popular y sus costumbres. Tierra de brañas, castros, pallozas y hórreos, y de contundentes recetas caseras que conservan el sabor de lo auténtico.

Reservas de la Biosfera de León, un paraíso por explorar

Picos de Europa, Los Argüellos, Alto Bernesga, Babia, Valles de Omaña y Luna, Valle de Laciana y Ancares Leoneses. Estas son las siete zonas de León catalogadas Reservas de la Biosfera, una figura promovida por la UNESCO para conciliar la conservación de la diversidad biológica con el desarrollo económico de las poblaciones que las habitan. ¿Me acompañas a recorrerlas en busca de experiencias únicas?

Parque Nacional Picos de Europa: el reino de las cumbres

Un prodigio natural de tal belleza y magnitud que te hace sentir minúsculo. Esta podría ser una buena definición de los Picos de Europa, el primer parque nacional que se creó en España. A caballo entre Asturias, Cantabria y León, es en tierras leonesas donde se localizan las cumbres de mayor altitud y los relieves más escarpados de la cordillera Cantábrica. Y junto a ellos, aldeas de alta montaña, numerosos bosques -hayedos principalmente-, y un importante legado etnográfico con siglos de historia, que acrecienta el valor cultural de sus dos valles.

Entre los atractivos del Valle de Valdeón, destaca la Ruta del Cares, una de las hoces más espectaculares de España que puedes recorrer sin apenas dificultad en muchos tramos siguiendo su famosa garganta. Otras citas imprescindibles son el mirador del Tombo, que te regalará una magnífica panorámica de este precioso valle, los hórreos de Soto de Valdeón y la vertiente leonesa del desfiladero de Los Beyos.

Mirador del Tombo. Naturaleza en Leon
Mirador del Tombo. Picos de Europa

Por su parte, el Valle de Sajambre, situado en la cabecera del río Sella, nos propone recorrer la Senda del Arcediano, una de las rutas más antiguas y menos conocidas de los Picos de Europa que discurre entre bosques, praderas y vistas de escándalo. Aunque me he dejado muchísimos rincones excepcionales en el tintero, espero que estas pinceladas te animen a descubrir esta inigualable Reserva de la Biosfera.

Los Argüellos, hoces y catedrales subterráneas

La Reserva de la Biosfera de Los Argüellos, situada en la montaña central de León, es otra de las joyas de esta provincia. Un territorio que aúna bosques, hoces, valles kársticos, cuevas de gran belleza y playas fluviales en las que darte un refrescante chapuzón.

Precisamente, este legado natural hace de Los Argüellos un destino ideal para practicar turismo activo. Espeleología, senderismo, deportes de invierno en la estación de esquí de San Isidro, escalada… Hablando de escalada, las paredes verticales de las Hoces de Vegacervera son el escenario perfecto para liberar adrenalina rodeado de un paisaje sencillamente espectacular.

Hoces de Vegacervera. Reserva de la Biosfera Los Argüellos
Hoces de Vegacervera. Reserva de la Biosfera de Los Argüellos

Y si lo que quieres es disfrutar de un enclave único de estalactitas, estalagmitas y coladas, reserva un hueco en tu agenda para explorar la Cueva de Valporquero. Te puedo asegurar que recorrer este espacio, esculpido por el agua a lo largo de más de un millón de años, es una experiencia inolvidable. Luces y sombras, inesperados volúmenes, salas cinceladas con mil detalles que disparan la imaginación… Además, si te gusta la espeleología, podrás recorrer el Curso de Aguas, tres kilómetros de pura aventura que vivirás entre galerías, cascadas y toboganes.

Cueva de Valporquero. Leon
Cueva de Valporquero, una maravilla de la naturaleza que debes conocer

Alto Bernesga, cruce de caminos y hayedos de ensueño

Nuestro recorrido por la naturaleza en León nos conduce ahora al Alto Bernesga, una zona de transición entre la España mediterránea y la atlántica que cuenta con una interesante diversidad paisajística y etnográfica. Además de las sendas de la trashumancia que vertebran su territorio, por esta Reserva de la Biosfera también discurre el milenario Camino del Salvador, una variante del Camino de Santiago que transcurre junto al río Bernesga. En esta ruta de peregrinación se alza la Colegiata de Santa María de Arbás del Puerto, uno de los ejemplos más notables del románico leonés.

Casares de Arbas. Reserva de la Biosfera Alto Bernesga
Casares de Arbás. Reserva de la Biosfera del Alto Bernesga

Otro de los atractivos de esta encrucijada de caminos es el Faedo de Ciñera. Este mágico bosque de hayas centenarias, perfecto para recorrer con niños, es uno de los parajes más bonitos de León. Un escenario de leyenda salpicado de preciosos recovecos, arroyos, paredes de roca y pasarelas de madera que, gracias al empeño de los lugareños, luce un fantástico estado de conservación. Pero no es el único espacio natural de esta reserva que te recomiendo visitar. El desfiladero de las Hoces del Villar y el hayedo de Cabornera, con su espectacular paraje de La Boyariza, también son un espectáculo para los sentidos. 

Faedo de Ciñera. Espacios naturales de Leon
Faedo de Ciñera. Reserva de la Biosfera del Alto Bernesga

Babia, un lugar para quedarse

Según cuentan, los reyes de León acudían a las tierras de Babia para descansar y alejarse de las intrigas de la corte. Cuando los súbditos, inquietos por su ausencia, preguntaban por el monarca siempre recibían la misma respuesta “está en Babia”, dando a entender que estaba ensimismado en su lugar de recreo. Aunque hoy sencillamente diríamos que nos vamos de escapada para desconectar, el significado de esta expresión sigue vigente. La belleza y la tranquilidad que reinan en esta Reserva de la Biosfera te dejarán embelesado y con ganas de repetir. 

Para comprobarlo, solo tienes que recorrer los magníficos paisajes que discurren bajo la atenta mirada de la hermosa Peña Ubiña. Cumbres, valles y lagunas de origen glaciar, puertos de montaña, pastizales, ríos como el Sil y el Luna…

Reserva de la Biosfera de Babia. Naturaleza en Leon
Los increíbles paisajes de la Reserva de la Biosfera de Babia

El broche de oro a este catálogo de espacios naturales lo ponen los pueblos de Babia. Encantadoras poblaciones salpicadas de casas tradicionales y hórreos, como Torre de Babia, Torrestío o Riolago, en las que desearás hacer parada y fonda. Y no solo para disfrutar de la calidad de su oferta de turismo rural. También de la amabilidad de sus gentes que estarán encantadas de mostrarte su forma de vida y sus rincones favoritos.

Torrestio. Reserva de la Biosfera de Babia, Leon
Torrestío. Reserva de la Biosfera de Babia

Valles de Omaña y Luna, León al natural

Esta Reserva de la Biosfera, que toma su nombre de las cuencas de los ríos Omaña y Luna, es la más grande de León. 81.000 hectáreas que se traducen en decenas de experiencias de ecoturismo en las que naturaleza, cultura y conservación van de la mano.

Su paisaje está formado por pequeños y fértiles valles donde la biodiversidad es la tónica dominante. De hecho, buena gran parte de ellos estén catalogados como territorio ZEPA (Zona de Especial Protección para las Aves).

Murias de Paredes. Parajes naturales de Leon
Murias de Paredes, Valles de Omaña y Luna

Los Valles de Omaña y Luna cuentan, además, con numerosas especies endémicas y parajes en los que la naturaleza es muy generosa. Un buen ejemplo son los extensos abedulares que encontramos en poblaciones como Montrondo, Fasgar y Murias de Paredes. Esta última es un precioso ejemplo de arquitectura tradicional y el punto de partida de la ruta de Las Fuentes del Omaña que incluye el nacimiento del río. El robledal de El Castillo, situado en Riello, y el sabinar de Mirantes de Luna son otros rincones vegetales que te esperan para sorprenderte, y que deberías visitar antes de probar la contundente cocina local.

El Castillo. Valles de Omaña y Luna
El Castillo. Reserva de la Biosfera Valles de Omaña y Luna

Valle de Laciana, tierra de brañas

Al oeste de la Cordillera Cantábrica, en un valle fruto de la erosión de la cabecera del río Sil, encontrarás otro feudo de la naturaleza leonesa: la Reserva de la Biosfera Valle de Laciana. El valor de esta tierra, de altas cumbres y extensos bosques, es extraordinario. Y no solo a nivel paisajístico. También es un área de vital importancia para dos especies en peligro de extinción: el oso pardo y el urogallo. De hecho, en Caboalles de Arriba -una pedanía de Villablino- podrás visitar el Centro de Interpretación del Urogallo que muestra la singularidad biológica y los recursos culturales de esta reserva, entre los que destaca la vida en las brañas. Y es que todo el valle está salpicado de estas zonas de pasto de alta montaña en cuyas cabañas vivían los pastores que cuidaban del ganado hasta la llegada de las primeras nieves.

Otra experiencia que te acercará a la cultura de este valle te espera en Sosas de Laciana. Allí está la Lechería La Popular, la única lechería hidráulica artesanal que hay en España, que te mostrará cómo se elaboraba antaño la mantequilla.

Puerto de Leitariegos. Valle de Laciana. Maravillas naturales de Leon
Puerto de Leitariegos. Valle de Laciana

Dentro de su variada oferta turística, también destaca el puerto de Leitariegos y la Estación Invernal Valle Laciana-Leitariegos que es perfecta para disfrutar del esquí en un ambiente tranquilo y familiar.

Ancares Leoneses, un viaje en el tiempo

Hablar de los Ancares Leoneses es hablar de un destino fascinante que nos invita a viajar en el tiempo hilvanando su dilatada historia. Aquí podrás recorrer pueblos y pequeñas aldeas, como Campo del Agua, Balouta o Balboa, que aún conservan sus ancestrales pallozas, y sumergirte en la cultura castreña en castros como el de Chano, que se asienta en las tranquilas laderas del valle de Fornela. También podrás visitar Vega de Espinareda para admirar la monumentalidad neoclásica del Monasterio de San Andrés, y, de paso, darte un baño en la playa fluvial de Valle de Finolledo. O callejear por el precioso conjunto histórico de Villafranca del Bierzo siguiendo los pasos de los peregrinos del Camino de Santiago.

Castro de Chano. Reserva de la Biosfera de Los Ancares Leoneses
Castro de Chano. Reserva de la Biosfera de Los Ancares Leoneses

Todo ello, en una Reserva de la Biosfera jalonada de cumbres, ríos de aguas cristalinas y profundos valles que demandan ser descubiertos caminando o practicando algún deporte al aire libre. ¿Un ejemplo? Si lo tuyo es el senderismo, anímate a conquistar el Puerto de Ancares. Tu recompensa será contemplar una hermosa panorámica de estas tierras y, además, podrás conectar con otras rutas que coronan cumbres como el Pico Mustallar o el Penalonga.

Penalonga y Mustallar. Reserva de la Biosfera de los Ancares Leoneses
Penalonga y Mustallar, dos picos de los Ancares Leoneses

Turismo rural en León: di adiós al estrés

En los municipios que componen cada uno de estos espacios naturales encontrarás una gran variedad de alojamientos de turismo rural en los que el servicio y la calidad están garantizados. Consulta estas webs y localiza el que buscas:

Empápate de la naturaleza en León de forma responsable y sostenible

Aunque seguramente ya lo sabes, nunca está de más recordarlo: respetar la naturaleza es la única forma de preservarla. Tenlo en cuenta cuando visites estas reservas y sigue estas sencillas recomendaciones:

  • Todos estos espacios naturales dejarán huella en ti, pero tú no debes dejar ni un solo rastro de tu paso.
  • Recicla la basura que generes como corresponde y, si recoges la de otros, mejor que mejor. Todo suma para frenar el deterioro medioambiental.
  • Un descuido puede convertir un bosque en cenizas, así que nada de hacer fuego. Si fumas, hazlo con cuidado y usa un cenicero portátil.
  • Salvo por motivos justificados, no abandones los senderos ni tomes atajos.
  • Antes de subirte a una bici, moto o quad, pregunta si uso está permitido en el recorrido que pretendes realizar.
  • Evita hablar muy alto para no molestar a los animales. Solo así podrás escuchar el sonido que realmente importa, el de la naturaleza.  
  • No arranques plantas o flores. Concéntrate en contemplarlas y/o fotografiarlas.
  • La mejor forma para integrarte en un medio rural como este es interesarte por los usos y costumbres de la población local. Para más información, puedes consular el Manifiesto del Viajero Responsable.

Y hasta aquí este recorrido por la naturaleza en León. Por siete Reservas de la Biosfera que brillan en cualquier época del año y que resultan perfectas para una escapada rural. En cada una de ellas te podrá faltar tiempo, pero no planes a cuál más auténtico.

* NOTA: Artículo patrocinado por Turismo de León.