Si te preguntas dónde comer en Gijón, estás en el lugar adecuado. Adoro esta ciudad y tras visitarla en una decena de ocasiones, me lanzo ahora a despejar las incógnitas que me plantean a menudo: qué sidrerías frecuento, dónde ir a comer con niños, qué restaurante elijo para una ocasión especial, dónde puedo probar los sabores de siempre, prefiero propuestas de vanguardia, busco un establecimiento con vistas al mar… Oído cocina: aquí tienes una guía gastronómica de Gijón con mis recomendaciones. ¿Nos comemos Gijón bocado a bocado?

Playa de San Lorenzo. Gijon

Cerro de Santa Catalina. Gijon

¿Dónde comer en Gijón? Tú preguntas, mi paladar responde

Vaya por delante que comer bien en Gijón no es nada complicado. Al contrario, como buena anfitriona de los alimentos de esta despensa natural llamada Asturias, en mi casa del norte el tema gastro alcanza la categoría de religión, la sidra es ley y especialidades de la tierrina como la fabada, el pote, el cachopo, el guiso de pulpu con patatines, los oricios o sus deliciosos quesos forman parte de sus mil y un mandamientos.

Fabada de Casa Trabanco. Donde comer en Gijon

Las opciones que te presento a continuación cuentan, además, con una serie «ingredientes» que considero básicos a la hora de decidir dónde voy a comer: alimentos de temporada y de kilómetro cero que pongan en valor la labor de los agricultores, ganaderos y pescadores locales, amor por el producto y calidad.

Tierra Astur Poniente. Donde comer en Gijon

Dicho esto, bon vivants, sibaritas y demás fieles del buen yantar, gracias por reservar una plaza en este food tour por la sostenible, seductora y siempre animada Gijón. Nuestro itinerario: un menú en el que no faltan marcas de calidad como Sidrerías de Asturias, estrellas Michelin, guisanderas, chigres, gastrobares y restaurantes de toda la vida. Desabróchate el cinturón porque comenzamos.

Dónde comer en Gijón: cocina de producto y de autor

La Cuadra de Antón

Hablar de La Cuadra de Antón es hablar de cocina tradicional contemporánea, de productos de proximidad que saben a mar y montaña, y, mucho antes de que lo eco se pusiera de moda, de sostenibilidad y respeto por el medioambiente -fue en el primer restaurante que obtuvo la certificación Biosphere Destination. Es hablar, en definitiva, del universo de sabores que crea con mimo Noelia de Prado para que el comensal conozca la historia que hay detrás de cada plato. Historias diversas y de gran calidad que cobran vida en forma de irresistibles tentaciones cien por cien asturianas como la ensalada de cecina con toffee de castañas y setas silvestres, el pulpo braseado con patatas rústicas y verduras, o los escalopines de ternera y queso Casín. Todo ello en un ambiente familiar y en compañía de las vistas de la playa de San Lorenzo que se cuelan por sus ventanales (San Bernardo, 17).

La Cuadra de Anton. Donde comer en Gijon

Zascandil

Recuperar las recetas de siempre y jugar con nuevos sabores. Esta es la máxima que José Luis Camacho defiende en su proyecto más personal, el Zascandil. Esquivando tendencias y presentando, en su salón de ambiente marinero, una carta honesta y sincera que se nutre principalmente del mar y que baña sus mesas con pescados del día que nos regalan el sabor del Cantábrico. ¿Algunas sugerencias? Atún rojo de pesca sostenible, salmón ahumado, rodaballo al horno o calamares en su tinta. ¿Te decantas por platos de la tierra? El entrecot de carne roja o los cardos en salsa de almendras te dejarán sin palabras. O mejor aún, déjate aconsejar porque aquí quien manda son los productos de temporada. Y si prefieres un ambiente más informal, busca un hueco en su concurrida barra y tapea clásicos como las gambas a la gabardina con un buen vino de Cangas, que para eso estás en Asturias (Cervantes, 9).

 Zascandil, una de mis recomendaciones para comer en Gijon

El Tomate Bistró 

Otro claro exponente de la cocina gijonesa actual es El Tomate Bistró, sinónimo de sabores con carácter, depurada técnica y amabilidad en el servicio. Su cocinero y propietario es Sergio Fernández, un gran defensor del buen comer y del producto de cercanía, que se formó en los fogones de Paco Roncero y Ferran Adrià, entre otros. Su carta está llena de apuestas seguras como el arroz con Pitu, el ceviche de corvina, los callos de ternera o sus aplaudidas croquetas melosas de jamón. Por no hablar de su tapa estrella: la tortilla española en copa. Eso sí, deja sitio para el postre porque sería imperdonable no probar las torrijas pasiegas con natillas y helado de yogur, el arroz con leche o su chocolate en texturas. Toda una sorpresa a precios razonables (San Antonio, 7).

El Tomate Bistro. Gijon

GASTROTIP → Si quieres disfrutar de un menú excepcional, apúntate a Gijón Gourmet, una iniciativa que te permite conocer algunos de los mejores restaurantes de la ciudad sin que tu bolsillo se resienta: 45 euros por comensal, excepto en los restaurantes con estrella Michelin donde el menú cuesta 50 €. Compra tu bono en las oficinas de turismo, reserva mesa y regala a tu paladar una experiencia gastro de diez.

Restaurante Auga

Gonzalo Pañeda y Antonio Pérez, una de las parejas más potentes de la escena gastronómica asturiana, son los responsables de que el restaurante Auga aparezca en este artículo con mis recomendaciones sobre dónde comer en Gijon. Por su contenido, una excelente cocina de mercado avalada por una estrella Michelin que marida a la perfección con su selecta bodega. Por su continente, una elegante sala abierta al mar situada en pleno puerto deportivo. Y, sobre todo, porque el amor al producto es el timón que conduce este navío. Imprescindible probar las almejas, los oricios con manzana y la lubina a la sal. Y si es durante la cena, en una mesa próxima a los ventanales para ver los reflejos del Cantábrico, mejor que mejor (Claudio Alvargonzález, s/n).

Restaurante Auga

Culín a culín: sidrerías imprescindibles de Gijón

Casa Trabanco

Si conocer la tierra que pisas pasa por visitar el Muséu del Pueblu d’Asturies, descubrir a qué sabe pasa por reservar mesa en una de las grandes sidrerías de Gijón: Casa Trabanco. Y es que, si algo define a este llagar familiar, es su pasión por la sidra y por la cultura asturiana. Compruébalo con sus experiencias de sidraturismo en las podrás conocer su historia, el proceso de elaboración de la sidra y cómo escanciarla. Ya en la mesa, sucumbe ante su contundente carta con clásicos como el bacalao, los guisos elaborados con productos de su propia huerta, el cachopo o el chuletón a la brasa, y marídalos con su amplio catálogo de sidras. ¿El dulce colofón? Un delicioso recetario de postres en el que los helados caseros marcan la excelencia. Informado quedas, si quieres vivir una experiencia gastro-sidrera con el encanto de un chigre de antaño y en plena naturaleza, el lugar que buscas es Casa Trabanco (Carretera de Lavandera, N 3255).

Bacalao a la sidra de Casa Trabanco. Donde comer en Gijon

Tierra Astur Poniente

Continuamos este recorrido gastronómico para conocer dónde comer en Gijón con otro referente de la cocina tradicional asturiana: Tierra Astur, una red de sidrerías que en Gijón cuenta con dos locales: Tierra Astur Poniente y Tierra Astur Espichas. Te recomiendo el primero, sobre todo si es la primera vez que visitas esta casa, porque sé que te encantará comer en alguno de sus preciosos toneles mientras observas la maestría de los escanciadores que harán que en tu banquete nunca falte la sidra. Y digo banquete porque aquí sí que se viene a comer hasta quedar fartuco. Carnes y pescados a la parrilla, tortos de maíz, cachopos, platos de cuchara, quesos y embutidos… Todo en abundantes raciones en las que reinan los productos de proximidad. Si viajas en grupo te interesará saber que justo enfrente está Tierra Astur Espichas donde podrás disfrutar de algo tan asturiano como una espicha tradicional. Solo te daré una pista: probar la sidra se convierte en una fiesta.

Cachopo de Tierra Astur Poniente. Donde comer en Gijon

GASTROTIP → Si vienes con la lección aprendida, ya sabrás que en Asturias la sidra es mucho más que una bebida; es una forma de vida que parte de la pumarada, continúa en el llagar y termina en las sidrerías y en las tradicionales espichas. Una arraigada cultura que podrás conocer de primera mano con las visitas guiadas y los menús que incluye la Ruta de la Sidra Xixón.

Sidrería Los Pomares

Ostentar el premio a la “Mejor Fabada del Mundo 2015“ -la de toda la vida, contundente y con buen compango- podría ser un motivo más que suficiente para dejarte caer por Los Pomares. Pero es que, además, quien lleva la batuta de todas las propuestas gastronómicas de esta sidrería familiar es Pili Ramos. Pili pertenece al Club de Guisanderas de Asturias, una asociación compuesta por mujeres cuyo objetivo es salvaguardar la cocina tradicional bajo la premisa de que «el secreto de la cocina del futuro está en las recetas del pasado». Por eso su cocina es lo que es, asturiana hasta las trancas y orgullosa de los productos de la tierra. Entre sus platos estrella destacan el pescado y el marisco fresco -los calamares de potera están exquisitos-, el chuletón a la parrilla, el cachopo y, cómo no, la fabada. El mejor sitio para catarlos, su terraza (Avenida de Portugal, 68).

Sidreria Los Pomares. Donde comer en Gijon

GASTROTIP → Si quieres llevarte un trocito de Asturias a casa, te recomiendo los productos La Gijonesa, una marca de comestibles que se caracteriza por su gran calidad y por el exclusivo diseño de cada una de sus delicatessen. Quesos, mermeladas, fabes, conservas, sidra, cervezas artesanales, patés, dulces… Un universo de propuestas que seducen por la vista y atrapan por su sabor (San Bernardo, 6 y Covadonga, 24).

Dónde comer en Gijón con niños (o sin ellos): deliciosas hamburguesas y algo más que pizzas

Serendipia
Si eres un auténtico burguer lover, sí o sí tienes que probar las hamburguesas de autor de Serendipia. ¿Opciones? Serendipia, con queso semicurado, De Madrid al cielo -con doble de carne, jalapeños y bacon-, Breaking Bad, Morgana -pan vegano, «carne» casera de quinoa, alubias rojas y remolacha-, o mi favorita: la Lloca. Un irresistible pecado con salsa de queso azul La Peral y manzana caramelizada al ron. La base, como en todas, ternera 100% asturiana, pan artesano horneado al momento y patatas deluxe. Un hallazgo inesperado enmarcado en un ambiente informal que se produce de forma casual solo la primera vez (Ezcurdia, 26). Un imprescindible en este listado sobre dónde comer en Gijón.

Serindipia. Donde comer hamburguesas en Gijon

Karan Eat & Socialize

Look industrial, buen servicio, sabrosos entrantes para compartir como las alitas de pollo picantes o las mazorquitas de maíz, panchos, ensaladas y hamburguesas para todos los gustos elaboradas con una excelente materia prima: ternera de los valles, pan artesano y patatas fritas caseras. Esta es la oferta de Karan Eat & Socialize, un templo de la cocina americana situado muy cerca de la Plaza Mayor en el que conviene reservar. Tú eliges: la Classic, la Tierrina, la Verde -burguer de falafel casero-, el Crunchy o, si tienes buen saque, atrévete con la hamburguesa Gordito: doble de ternera asturiana con huevo frito, bacon crujiente y queso. Ahí es nada (Melquiades Álvarez, 3).

Karan Eat & Socialize. Donde comer hamburguesas en Gijon.

Padrino, comida sobre masa

Sí, has leído bien. Tommy Estébanez, copropietario de Padrino y reputado sumiller, no hace pizzas al uso, lo suyo es comida sobre masa. Basta con dar un solo bocado a alguna de sus elaboraciones para comprenderlo: ingredientes de primerísima calidad con denominación de origen sobre una masa extrafina y crujiente. ¿Has probado alguna vez una pizza de boletus, foie y paleta ibérica?, ¿o de pulpo con crema de patata y mozzarella de búfala? Pues son solo dos ejemplos de lo que se cuece en este restaurante gijonés que está dando mucho que hablar. Buena carta de vinos, un agradable espacio gestionado por un atento personal y, por si fuera poco, un postre que difícilmente olvidarás: milhojas de requesón y Asturcilla -crema de cacao de comercio justo, leche ecológica y avellanas asturianas. Suena bien, ¿verdad? Pues sabe aún mejor (Santa Elena, 5).

Padrino. Donde comer en Gijon

Y hasta aquí este pequeño ensayo sobre dónde comer en Gijón como un paisano más. Un puñado de recomendaciones gastronómicas que trataré de elevar a tesis doctoral en próximas escapadas para mayor gloria y disfrute del paladar. Del tuyo y del mío. Es lo que tiene descubrir que Gijón da para mucho pero siempre sabe a poco.

Sigue descubriendo Asturias: