Diez escapadas naturales por España perfectas para desconectar. Esta es la propuesta que te lanzo con motivo de la reciente celebración del Día de la Tierra. A algunos de estos destinos su fama les precede, otros son grandes desconocidos pero todos tienen dos nexos en común: ponen de relieve la diversidad de paisajes y ecosistemas de nuestro país, y son perfectos para olvidar el dictado de prisas, estrés y asfalto que impera en las grandes ciudades. Entornos volcánicos, idílicas playas, pueblos con encanto, enclaves kársticos, refugios de fauna salvaje, cascadas, pinturas rupestres… Podrían ser muchos más pero, de momento, estas son mis recomendaciones para que disfrutes del turismo de proximidad. Comenzamos.

Islas Cíes (Vigo)

Monte Agudo, O Faro y San Martiño. Las Cíes, tres islas ubicadas en las Rías Baixas, justo enfrente de la costa de Vigo, que conforman un archipiélago de dunas, matorrales autóctonos, fondos marinos y paradisíacos enclaves como la playa de Rodas, un precioso arenal que suele colarse en las lista de las mejores playas del mundo. Bucear entre bosques de anémonas, un relajado día de playa, recorrer senderos naturales en busca de miradores como el del Alto do Príncipe o el Faro de Cíes, observar aves e incluso acampar previa reserva son algunas de las tentadoras actividades que se pueden realizar en en este paraje natural que forma parte del Parque Nacional Marítimo-Terrestre de las Islas Atlánticas.

Islas Cíes. Escapadas naturales por España

Monfragüe (Cáceres)

Cigüeñas negras, alimoches, buitres leonados, águilas imperiales… Si te gusta la ornitología, Monfragüe, que este año celebra el décimo aniversario de su declaración como parque nacional, es tu destino. Y es que no solo está considerado uno de los grandes santuarios para observar aves, también es uno de los mejores ejemplos de bosque mediterráneo de nuestro país. ¿El resultado? Una rica vida animal y vegetal que se puede observar desde privilegiados enclaves como el Salto del Gitano en el que el vuelo de los buitres se enmarca en un magnífico paisaje vertebrado por el río Tajo. Otros puntos de interés son el merendero de la fuente del Francés -perfecto para hacer un alto en el camino- y el castillo de Monfragüe, desde donde se divisa una extensa panorámica del parque. En los alrededores puedes visitar Plasencia y Trujillo, dos municipios cacereños que destacan por su patrimonio monumental.

Monfragüe. Escapadas naturales por España

Torcal de Antequera (Málaga)

Emergió del mar de Tetis y fue modelándose por la erosión del agua, el hielo y el viento hasta conformar uno de los paisajes kársticos más importantes de Europa. Te hablo del Torcal de Antequera, una maravilla de la naturaleza situada a tan solo 30 kilómetros de Málaga, que me deslumbró con su asombrosa fisonomía: 1.171 hectáreas de torcas, desfiladeros y cuevas que componen un laberinto de piedra caliza salpicado de fósiles marinos, rocas de formas imposibles e impresionantes vistas panorámicas. ¿Una recomendación? Apura al máximo tu visita para contemplar el atardecer. La visión de este paraje cuando los últimos rayos de sol inciden en su abrupto perfil es realmente fascinante. Tampoco olvides acercarte al Mirador de las Ventanillas y recorrer el área expositiva del centro de visitantes donde podrás profundizar en el origen de este entorno poblado desde la Prehistoria que ostenta el título de Patrimonio de la Humanidad.

Torcal de Antequera. Paisajes naturales de España

Cap de Creus (Girona)

Mi pasión por la Costa Brava queda patente en mi siguiente propuesta: el Cap de Creus. Un parque natural enclavado en la provincia de Girona que nos ofrece una extraordinaria diversidad paisajística. En el litoral, vertiginosos acantilados que se pierden en el mar, islotes y recónditas calas en los que la tramuntana sopla con fuerza. En el interior, bosques y prados con más de 800 especies catalogadas y un valioso patrimonio cultural en el que destaca el monasterio de San Pere de Rodes y el dolmen de La Creu d’en Cobertella. Aprovecha tu visita al único parque marítimo-terrestre de Cataluña para conocer los municipios que lo conforman. La belleza marinera de Llançà, Roses, Cadaqués y El Port de la Selva, y el encanto rural de Vilajuïga, Pau, Palau-saverdera y La Selva de Mar. Si Dalí se enamoró de sus paisajes, tú no vas a ser menos.

Cap de Creus. Escapadas naturales por España

Más información: Cap de Creus, un espacio único de la Costa Brava entre la tierra y el mar

Desierto de Tabernas (Almería)

Áridas llanuras, cárcavas, torrenteras, taludes, endemismos exclusivos, reptiles, aves esteparias, microcráteres… Estos son solo algunos de los principales atractivos del Desierto de Tabernas, la única zona desértica propiamente dicha de todo el continente europeo. Un paraje natural situado al norte de la ciudad de Almería que Hollywood inmortalizó en legendarias películas como El bueno, el feo y el malo o La muerte tenía un precio. Hoy los que se retan son los amantes del turismo activo practicando actividades de multiaventura, escalada, paseos a caballo o senderismo. ¿Un imprescindible? Subir al imponente Cerro Alfaro para divisar desde su cima el desierto, Sierra Nevada, las sierras de los Filabres y de Alhamilla y el mar.

Desierto de Tabernas

Caldera de Taburiente (La Palma)

En este listado de escapadas naturales por España no podía faltar la isla de La Palma, Reserva Mundial de la Biosfera y destino ‘Starlight’ por la calidad de sus cielos. Aquí encontrarás playas vírgenes, salinas, exuberantes ecosistemas como el Bosque de los Tilos, y su joya más preciada, el Parque Nacional de la Caldera de Taburiente. De origen volcánico, esta enorme depresión está formada por escarpados barrancos, coladas, vías de agua que brotan en forma de fuentes y preciosas cascadas, y miradores que nos regalan sobrecogedoras panorámicas. Si quieres ser consciente de toda su grandeza, sube al Roque de los Muchachos, el punto más alto de la isla. Allí, a 2.426 metros sobre el nivel del mar, tendrás una vista colosal de este hermoso rincón canario.

Más información: De ruta por La Caldera de Taburiente, la niña bonita de La Palma

Cerro del Hierro (Sevilla)

Otro paraje de origen kárstico que te recomiendo visitar es el Cerro del Hierro, un monumento natural situado en el Parque Natural de la Sierra Norte de Sevilla, entre los municipios de Constantina y San Nicolás del Puerto. La erosión y su pasado minero, que se remonta a la época romana y del que aún se conservan algunas infraestructuras, han dejado al descubierto un singular paisaje de simas, galerías y túneles que podemos conocer a pie o de forma más activa practicando espeleología, rappel o escalada. Su vegetación -un bosque de alcornoques, robles y helechos-, y la presencia de búhos reales y cigüeñas negras aumentan el valor ecológico de este paraje andaluz que en primera y otoño luce su mejor cara.

Cerro del Hierro. Monumentos naturales de España

El Nacedero del Urederra (Navarra)

A menos de una hora de Pamplona y en plena Sierra de Urbasa, se encuentra el Nacedero del Urederra, uno los enclaves más espectaculares de Navarra. Recorrer los escasos cinco kilómetros que llevan hasta su salida natural tiene recompensa. Verás un cauce de agua de un sorprendente color turquesa que juega con el terreno precipitándose en bonitas cascadas, filtrándose por las grietas o frenando su curso en numerosas pozas. Todo ello envuelto en un un tupido bosque de hayas, olmos y fresnos por el que sobrevuelan buitres, milanos reales y alimoches. Para preservar este espacio protegido, su aforo se limita a 450 personas al día así que te sugiero que reserves tu plaza online. La entrada es gratuita y solo deberás abonar 3€ si quieres dejar el coche en el parking.

Nacedero del Urederra

Más información: El Nacedero del Urederra, uno de los rincones más bellos de Navarra

Sierra del Segura (Albacete)

La Sierra del Segura, en Albacete, esconde encantadoras poblaciones como Nerpio, Riópar o Yeste que resultan perfectas para pasar un tranquilo fin de semana disfrutando de bonitos paisajes y buena gastronomía. Deja de lado la errónea imagen de que en esta comarca de Castilla La Mancha solo hay extensas llanuras. Porque las hay, sí, pero también altas cumbres, valles y embalses en los que practicar todo tipo de deportes en contacto con la naturaleza. Los castillos de Yeste y Taibilla, el trazado medieval de Letur y el conjunto rupestre de la Solana de las Covachas, cuyos abrigos forman parte del Parque Cultural de Nerpio, son solo una muestra del legado histórico y artístico de la Sierra del Segura.

Sierra del Segura

Más información: Sierra del Segura, una comarca albaceteña con mucho por descubrir

Ullíbarri-Gamboa (Álava)

Mi última propuesta pone rumbo al norte para detenernos en Álava. Concretamente en el embalse de Ullíbarri-Gamboa que recoge las aguas de la cuenca del río Zadorra. Un entorno de alto valor ecológico y paisajes de gran belleza que cuenta con tres playas de interior ubicadas en los parques provinciales de Landa y Garaio. Yo tuve ocasión de recorrer el segundo cuando visité Vitoria-Gasteiz ya que está a tan solo 15 kilómetros de la capital alavesa y te aseguro que fue un agradable momento detox que me dejó muy buen sabor de boca por la labor de preservación de la naturaleza que están llevando a cabo en este lugar. Observar la flora y fauna silvestre, dar paseos a pie o en bicicleta, fotografiar su biodiversidad, realizar visitas guiadas, darte un buen baño… Si quieres desconectar, Garaio.

Ullibarri-Gamboa

Y hasta aquí este repaso por algunas de las maravillas naturales que nos ofrece nuestro país. ¿Qué otros paisajes crees que debo conocer? Cuéntamelo en los comentarios y haré todo lo posible por visitarlos.