Admítelo. Aunque vayas a Dublín en plan cultural y tengas en tu punto de mira el Trinity College, la cárcel de Kilmainham, sus museos o seguirle la pista a Oscar Wilde, U2 o James Joyce, visitar la Guinness Storehouse sí o sí acabará en tu agenda. ¿O acaso vas a pasar por alto la atracción número uno de Irlanda? Desde que abrió sus puertas al público en el 2000, la fábrica más importante del país ha recibido casi 18 millones de visitantes. Por algo será. Un algo que estás a punto de descubrir.

Entrada. Visitar la Guinness Storehouse de Dublin

Cómo llegar, precio de la entrada, horarios, curiosidades… Toda la información que necesitas para visitar la Guinness Storehouse de Dublín la tienes aquí. Tú solo esfuérzate por pronunciar bien sláinte! (salud) cuando brindes con Dublín a tus pies.

Un hombre, 100 libras y un sueño

Este templo para los amantes de la cerveza, situado en el complejo de la mítica fábrica Saint James’s Gate, es una gigantesca pinta de Guinness que recorre, a lo largo de siete plantas, la historia de la cerveza negra más famosa de Irlanda.

Siete plantas. Cien por cien Guinness

Una aventura empresarial que comenzó en 1759 cuando Arthur Guinness se trasladó a Dublín para probar suerte en la industria cervecera. Allí alquiló una pequeña fábrica en desuso y empezó a elaborar cerveza ale hasta que decidió centrarse en perfeccionar la porter, una cerveza negra londinense muy apreciada en Dublín. Sus herederos fueron pioneros en exportarla fuera del país, se duplicó el tamaño de la fábrica familiar, contrataron científicos para mejorar su elaboración, lanzaron creativas campañas de publicidad… Todo ello sin renunciar en ningún momento a su espíritu innovador, una acertada fusión de artesanía y ciencia, que les ha llevado a estar presentes en 150 países.

Si como dicen Dios inventó el alcohol para que los irlandeses no dominaran el mundo, Arthur Guinness creó su famosa cerveza para hacerlo feliz

Guinness Storehouse de Dublin

Visitar la Guinness Storehouse de Dublín

Este interactivo viaje al corazón del universo Guinness empieza en la base de la pinta de cerveza más grande del mundo dónde descubrirás los 4 ingredientes necesarios para elaborarla: agua del lago Poulaphouca -situado en el condado de Wicklow-, cebada irlandesa tostada, lúpulo y una levadura propia cuyo origen se remonta varias generaciones atrás.

Agua de las montañas de Wicklow. Guinness Storehouse

El secreto de una pinta de Guinness: servirse a 6-7 grados centígrados, 30 millones de burbujas, 4,2% de alcohol y 198 irresistibles calorías.

Cebada sembrada en tierra irlandesa. Visitar la Guinness Storehouse

En esta primera planta también se encuentra la tienda, con cientos de productos exclusivos de la marca, y el contrato que firmó Arthur Guinness por un plazo de 9000 años para alquilar una cervecería de unos 16.000 m²; hoy la fábrica ocupa más de 200.000.

Contrato por 9.000 años firmado en 1759

Proceso de fermentacion. Visitar la Guinness Storehouse de Dublin

Tras conocer los sistemas de transporte y el trabajo de los maestros toneleros, el recorrido por la antigua nave de fermentación continúa un piso más arriba con más de ochenta años de innovadoras campañas publicitarias. Populares iconos como el tucán, las coloridas obras de Gilroy, anuncios de televisión, en prensa escrita, patrocinios…

Medios de transporte. Guinness Storehouse de Dublin

El arte de los toneleros en la Guinness Storehouse de Dublin

Coloridas obras de Gilroy. Guinness Storehouse de Dublin

Cuando llegues a la cuarta planta tendrás que poner todos tus sentidos a trabajar porque aquí se encuentra la Guinness Academy donde aprenderás a tirar la pinta perfecta. Inclinar el vaso 45º, llenarlo hasta llegar al borde inferior del arpa dorada, esperar casi dos minutos para que se asienten todas las burbujas nitrogenadas…

Guinness Academy. Visitar la Guinness Storehouse de Dublin

El arpa se usó por primera vez en las etiquetas de la stout en 1862. Al ser una marca registrada de Guinness, cuando el gobierno quiso utilizarla como símbolo nacional tuvo que colocarla de forma invertida.

Pintas de cerveza. Guinness Storehouse

Pero si lo que buscas es una experiencia realmente única, te recomiendo que reserves en el lujoso Connoisseur Bar. Allí, guiado por un experto, vivirás una exclusiva experiencia de cata explorando el sabor de sus cuatro variedades más populares: Draught, Original, Foreign Extra Stout y Brewers Project. Deja que tu paladar decida cuál te gusta más y tómatela tranquilamente en un ambiente íntimo y relajado.

Connoisseur Bar. Visitar la Guinness Storehouse de Dublin

Como no podía ser de otra manera, la visita a la Guinness Storehouse finaliza en un escenario increíble. Te hablo del famoso Gravity Bar donde podrás degustar una cremosa pinta contemplando unas espectaculares panorámicas de la ciudad. 360 grados de vistas, nada menos.


Gravity Bar. Visitar la Guinness Storehouse de Dublin

Por cierto, debes saber que Guinness ha puesto en marcha un plan de expansión de 16 millones de euros que, entre otras acciones, duplicará el tamaño del Gravity Bar en el 2019. Ya estoy deseando volver a Dublín para verlo.


Dublin desde el Gravity Bar. Guinness Storehouse

Permíteme una última recomendación. Si quieres seguir disfrutando del craic dublinés y del buen ambiente que se respira a ambas orillas del Liffey, tras visitar la Guinness Storehouse puedes seguir esta ruta por mis pubs favoritos de la ciudad. Enseguida te darás cuenta de que en Dublín hay un pub para cada viajero y un viajero para cada pub. Y de nuevo, sláinte!

Cómo llegar a la Guinness Storehouse

→ A pie: trayecto de unos 20 minutos desde el centro de Dublín.
→ En autobús: Línea 123 desde O’Connell Street o Dame Street (10 min. aprox.). Líneas 51B o 78A desde Aston Quay. Autobús turístico incluido en el Dublin Pass, y Dublin City Sightseeing.

Guinness Storehouse de Dublin

Horario y tarifas para visitar la Guinness Storehouse

Horario: La Guinness Storehouse abre todos los días del año excepto Viernes Santo, Nochebuena, Navidad y San Esteban de 9:30 a 19h (el acceso se cierra a las 17h). En julio y agosto abre hasta las 20 y a las 18h se cierra el acceso.

Tercera planta. Guinness Storehouse Dublin
Precio de las entradas:
→ En taquilla: 25€.
Reservando online: Adultos a partir de 17,50€ en función del horario y la fecha que elijas. Niños entre 13 y 17 años: 16€. Menores de 13 años: gratis. Tras hacer la reserva recibirás un email de confirmación con un número de referencia único. Para entrar, solo tienes que presentar ese número en el mostrador de información.
→ Con la tarjeta turística Dublin Pass: entrada gratuita.

Mi consejo: Si tienes pensado visitar otros imprescindibles de Dublín como el EPIC, Dublinia, la catedral de la Santísima Trinidad o el Museo del Rock’n Roll, te aconsejo que compres el Dublín Pass. Tanto en la Guinness Storehouse como en muchas otras atracciones, además de ahorrar dinero, tendrás acceso prioritario y evitarás las colas que suelen formarse.

* Nota: Este artículo se enmarca en el viaje de prensa que realicé a Dublín con Turismo de Irlanda. Mi agradecimiento también a Colm O’Connor, el fantástico guía que me enseñó todos los secretos de la Guinness Storehouse de Dublín.

También te puede interesar:

Qué ver y hacer en Dublín: los mejores planes que puedes hacer en la ciudad
Trinity College y el Libro de Kells, dos grandes citas culturales en Dublín
Una ruta por los pubs de Dublín: mis 10 recomendaciones
Kilmainham Gaol, reviviendo el pasado de Irlanda en la cárcel de Dublín
Cómo ir del aeropuerto de Dublín al centro de la ciudad y ventajas de la tarjeta Dublin Pass
Nochevieja en Dublín
Seis visitas imprescindibles para enamorarte de Irlanda
Conoce la historia de la emigración irlandesa en el EPIC, el nuevo must-see de Dublín

  • Si vas a viajar a Irlanda, te recomiendo que contrates un seguro de viajes. Por ser lector de Objetivo Viajar tienes un 5% de descuento en cualquier seguro de viaje IATI. Pincha en la imagen para contratarlo y viaja con total tranquilidad.