Si como bien dice Luis Fernando Olaverri el vino es la única obra de arte que se puede beber, no es de extrañar que muchos devotos de Baco levanten museos para difundir su cultura, su pasado y su presente. Como el que ahora te presento: el Museo del Vino de Pagos del Rey. Una cita imprescindible para los amantes del enoturismo situado en la zamorana población de Morales de Toro.

Detrás de este proyecto museístico, que ya se ha convertido en un potente recurso turístico de Castilla y León, está la familia Solís que ha hecho de su pasión su forma de vida. Centrados en la elaboración y comercialización de vinos desde 1952, hoy en día la compañía Pagos del Rey cuenta con bodegas en las principales Denominaciones de Origen de nuestro país: Ribera del Duero, Rioja, Rueda y Toro.

Degustando Centola, un gran albariño en el jardin del Museo del Vino de Pagos del Rey © Un viaje creativo

Precisamente al lado de esta última bodega está el museo que nos ocupa, un total de 3.000 m² dedicados al mundo de la viticultura que nos invita a conocer el proceso de elaboración del vino de Toro desde sus orígenes hasta nuestros días.

Mi consejo es que optes por hacer una visita guiada pero si prefieres descubrirlo por libre, te sugiero que empieces a sumergirte en la cultura del vino en su jardín. Y es que allí conocerás el origen de todo, desde las variedades de vid más características de la D.O Toro a los aperos, prensas de gran formato y medios de transporte que se han utilizado para su producción y distribución a lo largo del tiempo.

Museo del Vino de Pagos del Rey

Tras este agradable paseo, que yo acabé con la cata de un magnífico albariño de la casa como es el Centola, deberás encaminar tus pasos hacía lo que en su día fue la Cooperativa Virgen de las Viñas, un edificio de 1964 que aprovecha gran parte de sus antiguas instalaciones para enmarcar los fondos de su colección.

Un buen vino es como una buena película: dura un instante y te deja en la boca un sabor a gloria; es nuevo en cada sorbo y, como ocurre con las películas, nace y renace en cada saboreador” Federico Fellini.

Piezas del pasado que nos acercan al presente en el Museo del Vino de Pagos del Rey

Un buen ejemplo son los 28 depósitos de vinificación originales que se conservan en la planta baja y que enmarcan una zona de exposición que nos remonta a civilizaciones milenarias a través de piezas originales y reproducciones de la época. Todo ello con un soporte audiovisual de mesas de luz y pantallas táctiles que aporta un atractivo enfoque interactivo a la experiencia.

El discurso expositivo continúa en el interior de los antiguos depósitos de hormigón, en la sala de catas y en las cajas mágicas que repasan la historia de Toro y su relación con el vino. La vendimia, la fermentación, el calendario que impone la vid, las tradiciones… Cualquier aspecto relacionado con el vino está presente en este museo que guarda para el final una grata sorpresa: la sala de barricas de Pagos del Rey.

Sala de Barricas. Museo del Vino de Pagos del Rey

En este sugerente espacio que alberga más de 2.200 toneles de roble americano y francés es donde maduran los vinos de alta gama de la bodega y donde termina la visita a este museo que fusiona continente y contenido para ensalzar algo tan universal y tan cercano como es el mundo del vino. Una cultura que tiene en el auge del enoturismo la mejor muestra de su gran potencial.

Un vino es ideal cuando uno lamenta haber acabado la botella” Roberto Verino.

Esta apasionante inmersión en la cultura del vino probablemente despierte tu apetito. Si es así, te recomiendo sentarte a la mesa en La Panera, un encantador restaurante de estilo rústico situado en el centro de Morales de Toro. La atención es buena, el producto de calidad y la bodega marida a la perfección con la deliciosa cocina castellana que elaboran en esta antigua panera de 1761.

Restaurante La Panera. Morales de Toro

Para tu comodidad, el Museo del Vino de Pagos del Rey ofrece un pack que incluye la visita guiada con comida o merienda cena en este templo zamorano del buen comer (25€ por persona).

Música entre Barricas 2018 o cómo convertir una bodega en un espacio de promoción cultural

En su decidida apuesta por difundir la cultura del vino, los gestores del Museo del Vino de Pagos del Rey organizan de marzo a diciembre una serie de eventos que ya se han convertido en todo un referente cultural. Una de las joyas de su programación es Música entre Barricas, un ciclo de conciertos acústicos que transforma su sala de barricas en un intimista escenario en el que la música y el vino van de la mano.

Musica entre Barricas. Museo del Vino de Pagos del Rey

Tras dos exitosas ediciones, el certamen de este año, que tendrá lugar en mayo, vuelve con un cartel de lujo: Rulo y la Contrabanda, José Mercé y Kiko Veneno. Un vino de bienvenida en la terraza del museo, grandes artistas, aforo reducido y un singular formato para tres experiencias musicales que sin duda prometen. Entradas a la venta el 1 de marzo.

Zamora y Toro: dos excursiones a tiro de piedra

Para aprovechar al máximo tu escapada a este rincón de Castilla y León, te sugiero completar tu visita al Museo del Vino de Pagos del Rey con dos destinos cercanos y llenos de interés.

El primero es Zamora, una ciudad de estructura medieval que cuenta con un cuidado casco histórico en el que se alza el mayor número de iglesias románicas por metro cuadrado de Europa. Realmente te sorprenderá la belleza de esta capital de provincia en la que la vida discurre entre plazoletas, edificios modernistas, lienzos de murallas, puentes que salvan el Duero, y bares de tapas que se apiñan alrededor de la Plaza Mayor y en la zona de Los Lobos. Contemplar la puesta de sol desde Los Pelambres, conocer la tradición harinera en el conjunto de molinos de las Aceñas de Olivares y realizar una visita guiada por su imponente Catedral son solo algunos de los planes que te esperan en la “bien cercada”. Más información: Zamora en cuatro rutas.

Plaza Mayor de Zamora

Mi segunda propuesta te llevará a Toro donde ya se hacía vino antes de la llegada de los romanos. Sus tierras de cultivo, cubiertas de viñedos y regadas por el Duero, marcan el camino hasta esta histórica ciudad que fue sede real entre los siglos XII y XVI. Tras visitar lo más destacado de su patrimonio, como la Colegiata de Santa María con su impresionante Portada de la Majestad, la Torre del Reloj, el mudéjar de la iglesia de San Salvador de los Caballeros o el convento del Sancti Spiritus, en este reino medieval de piedras centenarias se impone ir de tapeo por los soportales de su Plaza Mayor. De tasca a mesón, de platos de cecina o chorizo a rabas y croquetas. Para bajar la comida, nada mejor que recorrer el Paseo del Espolón, un precioso mirador al valle del Duero que se extiende entre el Alcázar y los jardines de la Colegiata.

Toro. Zamora

Horario y tarifas del Museo del Vino de Pagos del Rey

Dirección: Av. de los Comuneros, 90. Morales de Toro, Zamora. Tel: +34 980 696 763

Horarios:

  • Enero-Marzo: De miércoles a sábado de 11 a 14h y de 16 a 19h. Domingos: De 11 a 14h.
  • Abril-Septiembre: De martes a sábado de 11 a 14h y de 16 a 20h. Domingos: De 11 a 14h.
  • Octubre-Diciembre: De martes a sábado de 11 a 14h y de 16 a 19h.Domingos: De 11 a 14h.

Hay visitas guiadas todos los días de apertura a las 12 y 17 h. Mínimo 5 personas por grupo. Sujeto a disponibilidad.

Tarifas: 

    • Guiada general: 6 euros (incluye visita guiada + degustación de vino y tapa).
    • Libre general: 4 euros (incluye visita libre + degustación de vino y tapa).
    • Menores de 12 años acompañados de un adulto: gratis.

Reservas online