Desde hace 14 años, cada mes de marzo la localidad alicantina de Villena se vuelca en la celebración de las Fiestas del Medievo en honor a San José, un viaje al pasado cargado de emociones y experiencias que discurre en el barrio de El Rabal al son que marcan las campanas, los pasacalles, las antorchas y las espadas.

No imagino mejor escenario para esta recreación cuyas raíces se remontan a 1622: un precioso barrio de origen árabe que se arremolina a los pies del Castillo de La Atalaya y que luce sus mejores galas con motivo de estas fiestas declaradas de Interés Turístico. Tres días de diversión y cultura que no serían posibles sin el extraordinario trabajo de los vecinos, que año tras año se esfuerzan para que esta tradición que les llena de orgullo siga viva en las estrechas e intrincadas callejas del casco antiguo de Villena.

Las calles de El Rabal durante las Fiestas del Medievo. Villena

Vecino vestido a la moda medieval. Villena

Toda Villena se vuelca con las Fiestas del Medievo

Escenas de las Fiestas del Medievo en Villena

Gigantes y Cabezudos, trovadores, juegos tradicionales, cántigas, teatro, tragafuegos, malabares, cuentacuentos, títeres, cetrería, arqueros… El programa de las Fiestas del Medievo no da tregua con decenas de espectáculos y actividades que toman las calles y sus principales monumentos. Como enumerarlas una a una restaría sorpresa a tu futura visita, te dejo con los momentos más especiales que viví en estos días en los que la capital del Alto Vinalopó regresa a la Edad Media.

Teatro infantil. Fiestas del Medievo. Villena

Visita de los Reyes Católicos

1488. Es de noche y una comitiva de nobles y obispos avanza por la calle Mayor escoltando a los Reyes Católicos que llegan a caballo. La ciudad les espera para hacerles cumplir los privilegios, mercedes y exenciones fiscales que le había prometido tras enfrentarse al Marqués de Villena en la Revuelta de las 5 Campanadas. Hace frío y los allí presentes, ataviados con los ropajes propios de la época, asistimos en silencio a cuanto acontece frente a la Iglesia de Santiago, uno de los ejemplos góticos-renacentistas más importantes de la Comunidad Valenciana. La historia se revive siglos más tarde en Villena y nos cuenta que los reyes de Castilla y Aragón acabaron cediendo.

Esperando la llegada de los Reyes Católicos. Fiestas del Medievo. Villena

Visita de los Reyes Católicos a Villena. Fiestas del Medievo. © Villena Cuéntame

Subida al campanario de la Iglesia de Santa María

Gracias a la Asociación Pro Restauración del Patrimonio Ermita de San José, desde hace ya algunos años es posible subir al campanario de la Iglesia de Santa María. Que no te frenen sus empinadas rampas y escalones porque el esfuerzo merece la pena. No solo podrás contemplar la maquinaria de su centenario reloj en acción y ver las potentes campanas que marcan el ritmo del día a día sino que, además, disfrutarás de las que posiblemente sean las vistas más espectaculares de Villena: la intrincada fisonomía de El Rabal, la amplitud de los barrios nuevos y, sobre todo, la imponente silueta de la fortaleza que domina todo el conjunto.

Vista del campanario de Santa María. Fiestas del Medievo. Villena

Campanario de Santa María. Fiestas del Medievo. Villena Medieval

Castillo de la Atalaya y El Rabal desde el campanario de Santa María. Fiestas del Medievo. Villena

Exterior del campanario de Santa María. Fiestas del Medievo. Villena

Tal vez incluso podrás experimentar qué se siente al tocar, ya en la terraza, una de las campanas procedentes de la Torre del Orejón. Una mano en el badajo y otra en el exterior para oír y sentir la fuerza de su tañido.

Tocando una de las campanas de la Torre del Orejón. Fiestas del Medievo. Villena. © SaltaConmigo

Atalaya Experience

Cada viaje tiene su momento estrella, ese que prevalece por encima del resto, el que recuerdas con mayor intensidad, el que por un motivo u otro te cala más hondo. Para mí, sin duda, fue vivir la Atalaya Experience, un itinerario sensorial diseñado para entender la historia del vigía de Villena a través de las emociones, estancia a estancia. Desde la voz, desde la música, desde el contacto… Un potente, íntimo y sincero trabajo ideado por Mam Producciones en formato de visita teatralizada donde los sentimientos y la pasión van de la mano.

Castillo de la Atalaya. Fiestas del Medievo. Villena

Juegos de puntería en Atalaya Experience. Fiestas del Medievo. Villena

Reí retando a mi puntería, me emocioné escuchando las palabras de amor que recitaba Isabel la Católica mientras mis ojos permanecían cerrados, lloré escuchando las secuelas de la guerra, me sorprendí cuando Juana la Beltraneja leyó en mi iris un viaje exótico con aroma a café, y disfruté, disfruté muchísimo bailando en lo alto de la torre del homenaje mientras Villena me regalaba una preciosa puesta de sol.

Atalaya Experience. Fiestas del Medievo. Villena

Bailando en Atalaya Experience. Fiestas del Medievo. Villena

Actores de Atalaya Experience. Fiestas del Medievo. Villena

Con las manos en la masa y en la mejor de las compañías

¿Sabes cómo se preparan las tradicionales Tortas de San José? Tras mi visita a Villena, yo sí. Aprendí de los mejores maestros. De nuevo debo citar a los miembros de la Asociación Ermita de San José ya que con su esfuerzo y tesón hicieron posible que esta joya del siglo XVII recuperase su esplendor salvándola de la ruina. Ahora la enseñan con satisfacción a cuantos se acercan hasta allí para ver el proceso de elaboración de este sabroso dulce. Charlar con las vecinas del barrio, rodillo en mano, y disfrutar de su amabilidad, fue un momento muy especial, muy auténtico. ¿Mi conclusión? Villena puede estar tranquila, gracias a estas gentes y a la extraordinaria labor que realizan otros colectivos como la Asociación de Vecinos de El Rabal, su legado histórico y cultural seguirá vivo.

Aprendiendo a elaborar las famosas tortas de San José. Fiestas del Medievo. Villena

Tortas de San José. Fiestas del Medievo. Villena

Un alto en el camino en la Bodega El Caracol

En pleno mercado medieval, entre los más de cien puestos de productos típicos y artesanales que se reparten desde la Plaza Mayor hasta la Morería, se halla la Bodega El Caracol. Entrar en esta bodega es como viajar a la Villena del siglo XV. Antiguos aperos de labranza, aparejos para hacer el vino, planchas de carbón, una antigua alcoba… Si hoy en día podemos disfrutar de esta maravilla es gracias a sus propietarios, la familia Marco, que trabajó duro para rehabilitarla y abrirla el público hasta hacer de ella lo que es: uno de los grandes atractivos del mercado.

Cuando crucé su puerta estaba en pleno apogeo con la actuación de Turdión, una compañía musical que amenizó este alto en el camino con sus gaitas, clarinetes y tambores. Corría el vino, sonaba la música, todos vestidos acordes a la época, el sabor añejo de una antigua bodega… Ante tamaña bienvenida, no hizo falta mucha imaginación para sentir que realmente estaba en la Edad Media.

Bodega El Caracol. Fiestas del Medievo. Villena © Miguel Ángel Muñoz Romero

¿Más opciones para reponer fuerzas? Las tabernas medievales de El Vivaque, en la explanada norte del castillo, o las que están ubicadas en la Plaza Mayor y en la Plaza de Biar.

Combates y bodas medievales en las Fiestas del Medievo

Como no podía ser de otra manera, el Castillo de la Atalaya, declarado Monumento Histórico Artístico y Bien de Interés Cultural, enmarca los actos principales de estas fiestas. Y es que, además de brindar el mejor de los decorados a la Atalaya Experience, junto a sus muros se llevan a cabo los combates medievales, un deporte de contacto real en el que los luchadores van provistos de armas y armaduras de los siglos XII, XIII y XIV.

Luchador de la Liga Oficial de Combate Medieval. Fiestas del Medievo. Villena

Técnica, estrategia, coraje y sacrificio son los pilares de esta modalidad deportiva que se traduce en rápidos y espectaculares duelos y melés protagonizados por los miembros de la Liga Oficial de Combate Medieval. ¿Sabes cuánto puede llegar a pesar una armadura? De 25 a 30 kilos. Yo me lancé a probarme un casco de 8 kilos y te aseguro que tienen que tener una estupenda forma física para batallar en estas condiciones.

La Liga Oficial de Combate Medieval en acción. Fiestas del Medievo. Villena

Por cierto, si estás interesado en contraer nupcias durante las Fiestas del Medievo, puedes hacerlo. Será una boda civil en toda regla. El único requisito a cumplir es que tanto los contrayentes como los invitados luzcáis vuestras mejores galas medievales. ¿El culmen del romanticismo? Que un halcón sobrevuele la explanada del castillo con los anillos atados en sus patas y los deje en el altar.

Boda medieval. Fiestas del Medievo. Villena © Villena Cuéntame

Procesión de las Antorchas

En la noche del sábado y al ritmo de los tambores, cientos de personas recorren las oscuras calles de El Rabal desde la Plaza de Biar. Es la Procesión de las Antorchas, un ritual lleno de magia con el que se pretende librar a la ciudad de las brujas y malos espíritus. Visualmente es un espectáculo fascinante. Como si de una lengua de fuego se tratase, vecinos y visitantes emprenden la subida al castillo iluminado el camino con sus antorchas. Allí la fiesta continúa con fuegos artificiales, tamborradas y con un concierto de música balcánica a los pies de las murallas.

Procesión de las Antorchas. Fiestas del Medievo. Villena. © Villena Cuéntame

Procesión de las Antorchas. Fiestas del Medievo. Villena

Y hasta aquí mi repaso a las Fiestas del Medievo de Villena. Un evento único que año tras año se consolida como una gran cita festiva y cultural. Fachadas engalanadas con banderines y pendones, trajes medievales allá donde mires, espectáculos, visitas teatralizadas, un pueblo entregado esperando tu visita… Yo ya las he vivido y disfrutado. Ahora es tu turno.

Mientras llega ese momento, te emplazo a un próximo artículo donde te daré más motivos para viajar a este enclave situado en el noroeste de la provincia de Alicante.

Más información: Mercado Medieval de Villena y Villena Cuéntame

Nota: Quiero dar las gracias a Turismo de Villena  y a Big Branding por invitarme a conocer las Fiestas del Medievo y diseñar un programa lleno de #BigExperiences que me permitió vivir y sentir esta festividad como una villenera más.