Las esperadas vacaciones de Semana Santa ya están a la vuelta de la esquina. Por fin toca aparcar de nuestro vocabulario antipáticas palabras como despertador, jefe, prisas y estrés, y dejar atrás la monótona y a menudo asfixiante rutina que marca el día a día. Se impone desconectar. ¿Todavía no has decidido dónde? Pues aquí te propongo cinco escapadas por España que espero despierten tu espíritu viajero. Ya lo dijo Guy de Maupassant: «El viaje es una especie de puerta, a través de ella salimos de la realidad». Hagámosle caso y abramos esa puerta, por ejemplo, en…

Gijón

Empezamos este repóquer de escapadas en Asturias, en la capital de la Costa Verde, en Gijón. Una Biosphere World Urban Destination que vive mirando al Cantábrico, el mar que ha hilvanado su historia dibujando playas como la de San Lorenzo. Una ciudad nacida a partir de Cimadevilla, el antiguo barrio de pescadores y marisqueras que reclama y con razón ser fotografiado. La iglesia Mayor de San Pedro, la plazuela de la Corrada, la calle del Rosario, la Capilla de La Soledad, la Cuesta del Cholo… Una villa marinera que sabe a pulpu con patatines, a calamares de potera, fritos de pixín, cachopos, bocartes y sidras. Hablando de sidras, del 24 al 27 de marzo Gijón celebra la VII Primera Sidra del Año (Primer Sidre l’Añu), o lo que es lo mismo, la esperada espicha que marca el comienzo de la temporada sidrera asturiana. Puedes consultar el resto de actividades programadas para Semana Santa en la web de Gijón Turismo.

Playa de San Lorenzo. Gijon

Plaza Periodista Arturo Arias. GijónMis imprescindibles:
  • Sube al Parque del Cerro de Santa Catalina para contemplar unas fantásticas vistas de la costa junto al Elogio del Horizonte de Eduardo Chillida.
  • Al caer la noche recorre el paseo marítimo, a la luz de las farolas y con el murmullo del mar como banda sonora.
  • Para tomar una copa, acércate a la zona de Fomento situada a lo largo de la famosa calle Marqués de San Esteban.

Más información en mi artículo: Gijón, una encantadora ciudad teñida de azul y verde

Zamora

El mayor número de iglesias románicas por metro cuadrado de Europa, edificios modernistas, ternera de Aliste, vino de Toro, y el imponente Duero, la columna vertebral de Castilla y León, por querido vecino. Estos son solo algunos de los principales atractivos de Zamora, una ciudad de estructura medieval que cuenta con un cuidado casco histórico lleno de arte, plazoletas, lienzos de murallas y jardines, en el que el tópico se convierte en realidad: parece que el tiempo se haya detenido en la “bien cercada”. La Catedral, con su famosa cúpula bizantina de 16 arcos dobles, el Puente de Piedra, el Castillo, el conjunto de molinos de las Aceñas de Olivares, el mirador del Troncoso… Anímate a descubrirla, Zamora bien merece una escapada y más en estas fechas ya que su Semana Santa, declarada de Interés Turístico Internacional y marcada por la austeridad y la sobriedad de sus desfiles procesionales, es todo un espectáculo visual tanto para creyentes como para agnósticos.

Plaza Mayor de ZamoraPuente de Piedra. ZamoraMis imprescindibles:

  • Un alto en el camino en el Café Bar Viriato para probar su versión del «dos y pringada», una comida típica del Domingo de Resurrección.
  • Detente frente a la portada de la iglesia de Santa María Magdalena, una de las más decoradas de la ciudad, y encuentra la figura del obispo tumbado si quieres volver a Zamora.
  • Ver cómo se apagan los últimos rayos de sol desde la margen izquierda del río, en Los Pelambres. La vista de Zamora al anochecer es espectacular.

Más información en mi artículo: Zamora en cuatro rutas: Románico, Modernismo, el Duero y una ronda de tapas.

Soria

Cuando visité Soria por primera vez descubrí que esta pequeña capital de provincia tiene mucho que ofrecer al viajero. Una ciudad en la que los poetas lanzan sus versos en cada esquina, el curso alto de del Duero es uno más de sus habitantes, y la vida discurre sin prisas. Las plumas de Antonio Machado, Bécquer y Gerardo Diego, entre otros, ensalzaron su serena belleza. Aquella que se plasma en su castellana Plaza Mayor, la ermita y el paseo del Mirón, el Monasterio de San Juan de Duero o en San Saturio, donde naturaleza y arte se dan la mano para crear una de las postales más bonitas de su fisonomía. No olvides visitar su cementerio en el que reposan los restos de Leonor, esposa de Machado. Lo encontrarás al lado de la iglesia del Espino en cuyo atrio verás “un olmo viejo, hendido por el rayo y en su mitad podrido.

Plaza Mayor de SoriaPuente medieval sobre el Duero. SoriaMis imprescindibles:

  • Para tomar el aperitivo acude a las plazas Ramón Benito Aceña -más conocida como Herradores- y San Clemente -El Tubo.
  • Revive el pasado de estas tierras en el cercano yacimiento arqueológico de Numancia, símbolo de la resistencia y valentía de los numantinos frente a la poderosa Roma.
  • Acércate a conocer la Laguna Negra, un espectacular paraje glaciar de la sierra de Urbión encajado entre paredes de roca gris y farallones.

Más información en mis artículos: Soria: una ruta por el centro de la ciudad de los poetas y Soria, un paseo a orillas del Duero.

Teruel

En esta lista de escapadas no podía faltar Teruel, la ciudad de los Amantes, de la estrella de ocho puntas, mi segunda casa. Una encantadora e injustamente desconocida capital que conserva su estructura medieval y que te seducirá a cada paso con su impresionante arquitectura mudéjar -Patrimonio de la Humanidad- y sus edificios modernistas. La Plaza del Torico, donde late con fuerza su corazón, las torres de San Martín, San Pedro y El Salvador, la Catedral, el Mausoleo de los Amantes, la Escalinata del Paseo del Óvalo o el viejo viaducto son solo una pequeña muestra de sus preciosos rincones. El resto los tendrás que descubrir tú, callejeando sin prisas por el casco antiguo y parando, cómo no, para saborear su delicioso jamón. No lo dudes. Date el lujo de conocer esta joya del sur de Aragón cuya Semana Santa -declarada Fiesta de Interés Turístico Nacional- discurre entre cornetas, tambores y bombos.

Plaza del Torico y Torre de San Martin. TeruelPlaza de la Catedral. Teruel

Mis imprescindibles:
  • Come o cena en el restaurante Yain, parada obligada para los amantes de la buena mesa y el vino que saben apreciar la fusión de tradición e innovación. Para tapear, la Plaza del Torico y el Paseo del Óvalo.
  • Si viajas con niños, llévalos a Dinópolis, un parque temático en el que disfrutarán descubriendo los secretos del mundo de los dinosaurios.
  • Acércate a Albarracín para que compruebes por ti mismo por qué está considerado uno de los pueblos más bonitos de España.

Cádiz

Mi última propuesta pone rumbo al sur para detenernos en Cádiz, para mí, la niña bonita de Andalucía. Alegre, popular, bendecida por el Atlántico y por el salero de sus gentes… Así es la ciudad más antigua de Occidente, un lugar en el que es imposible no sentir el roce de la felicidad. Perdiéndote en el Pópulo, a la sombra de la Catedral Nueva y con 3.000 años de historia a sus espaldas, encontrándote en La Viña -su barrio más marinero y epicentro del carnaval-, viendo la vida pasar en el Campo del Sur; presenciando increíbles atardeceres que se instalarán para siempre en tu recuerdo, disfrutando los más de 7 kilómetros de playas urbanas que jalonan su litoral, hundiendo tus pies en la arena de La Caleta mientras las barcas de pescadores juegan con la marea, callejeando sin rumbo entre tapa y tapa… Una anotación: si te gustan las procesiones, debes saber que la carrera oficial comprende la Plaza de Candelaria, calle Montañés, Plaza del Palillero, calle Novena y calle Ancha.

Cadiz desde el Campo del SurFreiduria Las Flores, CadizMis imprescindibles:

  • Saborea la tradición del frito gaditano en la Freiduría Las Flores: chocos, puntillitas, boquerones, chipirones tortillitas de camarones…
  • Sube al mirador de la Torre Tavira, vigía oficial del puerto gaditano en 1778, y disfruta del duende de Cádiz a vista de pájaro.
  • Contempla el ocaso desde la playa de La Caleta y trata de descifrar los naranjas, violetas y rosas que tiñen el cielo de Cádiz. Impresionante.

Más información en mi artículo: Siete experiencias para enamorarte de Cádiz y caer rendido a sus pies

Cinco destinos nacionales. Cinco escapadas. Cinco oportunidades para abrir la puerta a nuevos paisajes, a diferentes culturas y tradiciones. Cinco opciones para disfrutar al máximo del más excitante de los verbos: viajar.