Viajo al norte de Cataluña para mostrarte una de las maravillas que la naturaleza regaló a la Costa Brava y el hombre bautizó como Parque Natural de Cap de Creus. Un tesoro paisajístico, geológico y biológico que suma su belleza a la de los municipios que lo conforman. Entre ellos Llançà, El Port de la Selva o Cadaqués, preciosos rincones de este tramo del litoral catalán que discurre entre Portbou y la encantadora Blanes donde pasé los veranos de mi infancia. Porque yo, como Serrat, nací en el Mediterráneo, y como él, llevo su luz, su olor y su recuerdo por dondequiera que vaya.

Parque Natural de Cap de CreusMira las imágenes, escucha mi voz en off y déjate llevar por el viento del norte, el mar y los sorprendentes escenarios que se cruzan a tu paso. Por la tramuntana, que te abate y te da la vida a partes iguales. Por el Mediterráneo, que ve cómo los Pirineos se sumergen en sus aguas dando forma al único parque marítimo-terrestre de Cataluña. Por un paisaje que inspiró a poetas como Josep Maria de Sagarra, a artistas como el gran Salvador Dalí y que a ti también te sacudirá por dentro. Entre la tierra y el mar, en un espacio único que se formó hace millones de años.

La singularidad del Cap de Creus

Aparte ser el punto más oriental de la península ibérica y por tanto el primer lugar por donde sale el sol, este entorno natural enclavado en la provincia de Girona nos ofrece una extraordinaria diversidad de paisajes en sus 13.886 ha de superficie. En su parte marina, luce con merecido orgullo un litoral salvaje y abrupto, salpicado de vertiginosos acantilados que se pierden en el mar, islotes y recónditas calas de aguas profundas que esconden espectaculares fondos coralinos. Un seductor y atractivo conjunto que hace de la fachada marítima del Cap de Creus un lugar lleno de magia fruto del mejor de los arquitectos, la naturaleza. Ríndete ante las vistas que desafían tu mirada, siente la energía que emana de los pliegues de piedra y vetas minerales, juega a descifrar las caprichosas formas que la erosión del agua y del viento han esculpido y llena tus pulmones de aire puro. Es lo mínimo que se merece este sobrecogedor rincón de la Costa Brava.

El impresionante litoral del Parque Natural de Cap de CreusParque Natural de Cap de Creus con la bahía de Cadaqués al fondoSeguirás sumando sensaciones difíciles de olvidar en las 10.813 ha que conforman su parte terrestre, un paraíso biológico en el que el mar da paso a bosques, prados y Parajes Naturales de Interés Nacional con más de 800 especies botánicas catalogadas. Recorrerlo te permitirá conocer su patrimonio cultural en el que destaca el monasterio de San Pere de Rodes, joya del románico catalán, junto a castillos, ermitas y restos arqueológicos como el dolmen de La Creu d’en Cobertella, el monumento megalítico más grande de Cataluña. No olvides reservar parte de tu tiempo para descubrir la belleza marinera de Llançà, Roses, Cadaqués y El Port de la Selva, y el ambiente rural que se respira en Vilajuïga, Pau, Palau-saverdera y la Selva de Mar. Cada uno de los ocho municipios que conforman el parque tiene su propio encanto.

Paisaje de la zona terrestre del Cap de CreusCadaquésBahía de RosesAunque dentro del área del parque se pueden realizar muchas actividades como paseos a caballo, cicloturismo, observación de aves y cetáceos, piragüismo, snorkel, kayac o parapente, entre otros, las características propias de este espacio hacen del senderismo y el submarinismo los deportes estrella.

Excursionistas en el Parque Natural del Cap de CreusItinerarios del Parque Natural de Cap de Creus

A lo largo de los años, el Parque Natural de Cap de Creus ha ido recuperando antiguos caminos -en su mayor parte cañadas- y habilitando nuevos senderos hasta completar un total de 17 itinerarios que recogen sus principales valores naturales y culturales.

Acceso al itinerario 15. Parque Natural del Cap de CreusDos de los más populares son el itinerario Punta de Cap de Creus (nº 15) y el que recorre el Paraje de Tudela (nº 17). El primero parte desde el faro del Cap de Creus, construido a mediados del siglo XIX a 87 metros de altitud, en cuyo interior se ubica un punto informativo y un museo de divulgación científica.

Faro y espacio Cap de Creus. Parque Natural de Cap de CreusEste es, sin duda, uno de mis rincones favoritos de este espacio protegido ya que ofrece una espectacular panorámica del litoral descarnado del Cap de Creus. Tomar algo en la pequeña terraza que hay detrás del faro, con la mirada perdida en la inmensidad del Mediterráneo y notando cómo la fuerza de la naturaleza traspasa tu piel es uno de esos momentos que sí o sí pasarán a ocupar un lugar privilegiado en tu memoria.

Paisaje del Parque Natural de Cap de Creus desde el faroPunta del Cap de CreusOtros puntos de interés de este recorrido son la Cova de s’Infer, la isla de s’Encalladora cuyo norte es una reserva natural integral marina, y la isla de Massa d’Oros, un islote donde dicen que el viento sopla con más intensidad que en cualquier otro rincón del parque. ¿Una curiosidad? En el entorno de la punta de Cap de Creus se rodó en 1971 la película La luz del fin del mundo, una historia de piratas protagonizada por Kirk Douglas, Yul Brynner y Fernando Rey.

Vista de la isla de s'Encalladora desde la Punta del Cap de CreusPor su parte, el itinerario 17 nos permite descubrir el Paraje de Tudela, un peculiar paisaje de aspecto lunar situado al norte de la península de Cap de Creus cuyo valor geológico es incalculable. Te sorprenderá la peculiar forma de rocas como Es Camell -el filón de pegmatita más grande de todo el Cap de Creus, o S’Àliga. Detén tu mirada en ellas ya que este es el único lugar del mundo en el que estas rocas afloran al exterior. Otro enclave que no debes pasar por alto es el Mirador de l’Illa de Portaló, un islote de esquistos negros que emerge frente a la costa.

Es Camell del pla de Tudela. Parque Natural de Cap de CreusParaje de Tudela. Parque Natural de Cap de CreusSi quieres conocer el resto de itinerarios que discurren por el parque, los puedes descargar en formato pdf en la web de este parque natural.

Y hasta aquí este recorrido por el Cap de Creus. Yo hace apenas un mes que lo hice y, citando de nuevo a Serrat, me fui pensando en volver. Para saciar una vez más mi ansia de mar, para pisar de nuevo mi tierra.

Cómo llegar al Parque Natural de Cap de Creus

En coche: Por la autopista AP-7 de Barcelona a La Jonquera, salida nº 4 (Figueres Sur). De La Jonquera a Barcelona, salida nº 3 (Figueres Norte). Por la carretera A-2 de Barcelona a La Jonquera hasta Figueres, y después coger la A-26 de Figueres a Llançà o bien la C-260 de Figueres a Roses.

Ferrocarril: Línea Barcelona-Portbou. Llançà y Vilajuïga son las estaciones más cercanas.

Autobús: Desde Figueres, la compañía Sarfa conecta con todas las poblaciones del Parque Natural.

Puntos de información del Parque Natural de Cap de Creus:

Centro de Información del Palau de l’Abat: Situado en el monasterio de Sant Pere de Rodes al que se accede desde los municipios de Vilajuïga y El Port de la Selva.

Punto de Información del Espacio Cap de Creus: Desde Cadaqués vamos siguiendo las indicaciones que nos llevan al faro de Cap de Creus. El punto de información se encuentra situado en el edificio del faro.