Belfast es una pequeña ciudad con mucha historia a sus espaldas que ha sabido reinventarse a través de la cultura y el arte sin perder un ápice de su personalidad. Sus contrastes la hacen única y poco a poco va posicionándose entre los principales destinos del Reino Unido. Si quieres conocer lo mejor que puede ofrecerte la capital de Irlanda del Norte, atento a estas siete pistas que dan respuesta a la pregunta ¿qué ver en Belfast?.

Siéntete como un local más en el St. George’s Market

Un buen punto de partida para empezar a tomarle el pulso a la ciudad es el mercado de St. George (12-20 E Bridge Street). De hecho, fue mi primera toma de contacto con Belfast  porque está al lado de la estación de tren Belfast Central.

St. George's Market. Belfast

Este precioso edificio victoriano, construido entre 1890 y 1896, es uno de los escenarios claves que no puede faltar en cualquier ruta que se precie por la capital. Salvo en fechas destacadas, solo abre los viernes, sábados y domingos por las mañanas.

El mercado del viernes, cuyo origen se remonta a 1604, acoge el Variety Market con más de 200 puestos que venden una amplia gama de productos como antigüedades, libros descatalogados, ropa, fruta y, sobre todo, pescado. De hecho, sus más de 23 puestos lo convierten en el mercado minorista de pescado más importante de Irlanda.

Puesto de frutas y verduras. St. George's Market. Belfast

El sábado es el turno del City Food, Craft and Garden Market, una ecléctica combinación de gastronomía nacional e internacional, flores, muestras de artesanía y trabajos en cerámica, vidrio y metal. Cuando enfilé uno de sus pasillos, estaba en plena ebullición. En un instante me vi rodeada por cientos de puestos que atraían mi mirada y mi olfato: panes recién horneados, quesos, todo tipo de dulces, productos biológicos, platos típicos como el irish stew… Y todo ello, rodeando un espacio central, adornado con banderolas, donde propios y extraños charlaban animadamente tomando un café o leyendo la prensa, mientras un joven ponía la banda sonora a este espectáculo de olores y sabores con su guitarra.

Interior del St. George's Market. Belfast

Dulces artesanales. St. George's Market. Belfast

Irish stew. St. George's Market. Belfast

Pasteles y panes recién hechos. St. George's Market. Belfast

¿Y el domingo? El último día de mercado es una fusión de los dos anteriores que bajo el nombre de Sunday Food, Craft and Antique Market pone especial énfasis en potenciar la presencia de los artesanos locales: ropa, joyería, pinturas, velas perfumadas, productos reciclados, de belleza… Vayas el día que vayas, no te resistas. Es absolutamente imposible salir de aquí con las manos o el estómago vacíos.

  • Hay un autobús gratuito que conecta el centro de la ciudad (Donegall Place) y el mercado cada 20 minutos (Lower May Street).

Piérdete por las calles del centro de Belfast

Lo de perderte es una forma de hablar porque enseguida te darás cuenta de que Belfast es una ciudad bastante compacta en la que todo está muy cerca. Para adentrarte en su paisaje urbano, acércate a Donegall Square. Seguramente te sorprenda las dimensiones del Ayuntamiento, uno de los iconos más representativos de la capital. La construcción de este imponente edificio de estilo eduardiano concluyó en 1906, poco tiempo después de que la reina Victoria concediera a Belfast el estatus de ciudad. Si quieres, puedes realizar una visita guiada gratuita.

Ayuntamiento de Belfast

Las principales calles de Belfast, como Royal Ave y Victoria Street, parten de Donegall Square dando forma a una animada zona semi peatonal que combina edificios históricos, centros comerciales como Queen’s Arcade y CastleCourt, cafés y restaurantes. Haz una parada en el nº 17 de Donegall Square North para visitar la Linen Hall Library. Fundada en 1788, es la librería más antigua de la ciudad y ofrece un variado programa de eventos que incluye exposiciones, lecturas y conferencias.

Royal Avenue. Belfast

Queen's Arcade. Belfast

Linen Hall Library. Belfast

Sin darte cuenta, tus pasos te conducirán hasta el Cathedral Quarter. Este barrio, el más antiguo de Belfast, se articula alrededor de la Catedral de Santa Ana, un templo que luce una enorme aguja de acero de 40 metros de altura conocida como Spire of Hope (aguja de la esperanza). No dudes en visitar su interior porque alberga unos magníficos mosaicos.

Catedral de Santa Ana. Belfast

Lower Garfield Street. Belfast

Muy cerca de aquí se halla el Centro Cultural Metropolitano (MAC) y el Albert Memorial Clock, otro de los símbolos de la ciudad. Tu vista no falla, esta torre erigida en honor al príncipe consorte de la reina Victoria está ligeramente inclinada.

Albert Clock Tower. Belfast

Tras recorrer las empedradas calles del barrio más de moda, repleto de pubs que comparten espacio con numerosas galerías de arte, te sugiero que te desplaces hacia el sur. Bajando por Great Victoria Street, rumbo al denominado Queen’s Quarter, podrás ver el llamativo edificio del Grand Opera House, el principal teatro de Irlanda del Norte. ¿Tres imprescindibles en esta zona? La Queen’s University, que da nombre a este distrito, el Jardín Botánico y el Museo del Ulster que exhibe colecciones de lo más diversas: arqueología, historia, fauna, arte europeo y americano…

Grand Opera House. Belfast

Pasea por el peste de Belfast para ver los murales

Los muros de Belfast, también llamados líneas de la paz, cubren su piel de hormigón, vallas y alambre de espino con trazos de colores que nos hablan del pasado más oscuro de la ciudad. Son sus famosos murales, la herencia política y religiosa de The Troubles, como se conoce al conflicto que sembró el terror y la violencia en Irlanda del Norte durante tres décadas.

Mural en Falls Road. Belfast

Tramo del Muro de la Paz. Belfast

Hoy en día Belfast ha hecho suyo este legado y muchos viajeros se acercan a la periferia de la ciudad para contemplar estas piezas de arte público que van transformándose con el paso de los años hacia temas menos beligerantes. Callejear por Falls Road, el epicentro del barrio católico, visitar el Muro de la Paz y deambular sin prisa por Shankill Road, la arteria principal del barrio protestante, es una experiencia realmente interesante y por ello le dediqué un artículo hace poco explicando las sensaciones que experimenté en este recorrido que mezcla pasado y presente a partes iguales. Allí tienes toda la información que necesitas si deseas hacer esta ruta que con toda seguridad no te dejará indiferente.

Revive la historia del trasatlántico más famoso del mundo en el Titanic Quarter

Otra visita imprescindible en Belfast es el barrio del Titanic, situado al este del río Lagan, que ha experimentado un gran cambio en los últimos años. Los antiguos astilleros, aquellos que a principios del siglo XX hicieron que Belfast superara en tamaño a Dublín gracias a su importante industria naval, han dado paso a un área destinada al ocio y las nuevas tecnologías.

Titanic Quarter. Belfast

Odissey Arena y puerto de Belfast

Aunque aquí se encuentra el complejo Odyssey Arena, que igual alberga los partidos de hockey sobre hielo de los Belfast Giants que importantes conciertos, la gran atracción turística de este distrito es el Titanic Belfast.

Titanic Belfast. Belfast

Este impresionante edificio, cuya fachada simula las olas, el hielo y las proas del barco, no solo tiene la misma altura que el Titanic sino que se construyó junto al muelle donde empezó a gestarse el trasatlántico más grande y lujoso de la historia. Considerado el icono de la nueva Belfast, en su interior alberga el mayor centro interactivo sobre este buque del mundo. Nueve galerías divididas en 6 plantas que recogen el devenir del Titanic de principio a fin. Incluso hay una reproducción a escala natural de la famosa Gran Escalinata. Más que un museo es toda una experiencia.

Detalle del Titanic Belfast. Belfast

Antiguos astilleros de Belfast

Además de visitar el Titanic Belfast y lo que queda de los astilleros de Harland y Wolff donde se construyó, vale la pena detenerse a contemplar el SS Nomandic que está situado en el muelle Hamilton Graving. Está considerado el hermano pequeño del Titanic y es el único barco que queda de la compañía White Star Line.

El SS Nomadic. Muelle Hamilton Graving. Belfast

  • Si no te apetece caminar hasta el Titanic Quarter, puedes coger el autobús nº 26 en Donegall Square North. Precio del billete: £1.40

Un paseo nocturno a orillas del Lagan

Belfast está situada en la desembocadura del Lagan, el río más importante de Irlanda del Norte.  Si quieres desconectar del bullicio del centro, lo mejor es acercarse hasta su orilla y dar un buen paseo cuando cae la noche. Los muelles y los puentes que lo atraviesan crean un atractivo escenario en el que no es difícil imaginar cómo sería esta zona en pleno auge de la industria naval.

En el Donegall Quay se encuentra una de las esculturas más famosas de Belfast. Se trata del Big Fish, un enorme salmón, obra de John Kindness, que se instaló en 1999 para conmemorar la regeneración del río. Lo más llamativo es su piel, un mosaico de azulejos de cerámica que a modo de escamas repasa con textos e imágenes la historia de la ciudad.

Big Fish. Donegall Quay. Belfast

Queen's Bridge. Belfast

Un poco más adelante, en Thanksgiving Square, a la altura del Queen’s Bridge, nos sorprende una figura femenina, hecha de tubos de acero y bronce, de casi 20 metros de altura. Recibe el nombre de Beacon of Hope y en palabras de su creador, Andy Scott, “es un símbolo de paz y reconciliación, un faro de luz hacia la modernidad y el progreso”.

Beacon of Hope. Belfast

Estas son solo dos muestras de cómo el arte ha jugado un papel fundamental en la transformación de las riberas del río Lagan.

Paseando a orillas del Lagan. Belfast

Puente sobre el río Lagan. Belfast

Los mejores pubs de Belfast

Siempre he pensado que si se quiere conocer el alma de una ciudad, hay que sumergirse en sus noches y más en el caso de Belfast que está considerada uno de los principales focos de la música europea. Blues, reggae, techno, rock, música tradicional… Sea cual sea tu preferencia, encontrarás un local en el que suene lo que estás buscando. ¿Algunas pistas? Spring and Airbrake, The Duke of York, The Ulster Hall, el Odyssey Arena o el Oh Yeah Music Centre, uno de los locales más de moda para escuchar música en directo.

En cuanto a los pubs, los encontrarás en cualquier calle. Después de visitar unos cuantos, mis recomendaciones son McHugh’s Bar & Restaurant y The Crown Liquor Saloon, dos clásicos en los que tienes que recalar sí o sí.

McHugh's Bar & Restaurant. Belfast

 El primero está ubicado en el edificio más antiguo de Belfast y abrió sus puertas en pleno barrio de la Catedral en 1711 (29-31 Queen’s Square). Nada más entrar, me encontré con un grupo de amigos tocando música tradicional. No era un concierto, simplemente se habían reunido allí para ensayar algunos de sus temas. Algo muy típico en la cultura de los pubs irlandeses.

Música tradicional en McHugh's. Belfast

Cuando me acerqué a la barra de McHugh’s, me atendió un camarero absolutamente encantador. Imagino que en seguida me caló como turista y no dudó en entablar conversación conmigo a pesar de estar rodeado de numerosos parroquianos que reclamaban su atención. Y es que aquí reside buena parte de la magia de Irlanda. Si tienes ganas de charlar con alguien, siempre encontrarás gente amable y divertida dispuesta a escucharte.

The Crown Liquor Saloon. Belfast

La segunda de mis propuestas es The Crown Liquor Saloon (46 Great Victoria St). No exagero al decir que es uno de los pubs más bonitos en los que he estado. Una delicia visual materializada en estilo victoriano que si no fuera por el personal que lo abarrota a todas horas se diría que es un museo. Es entrar en él y trasladarte a 1826. Vidrieras y cristales tallados, columnas, espejos, lámparas de gas, preciosos snugs (reservados) que aún conservan el antiguo sistema de campanillas que antaño servía para llamar a los camareros sin necesidad de levantarte… Hubiera deseado detener el tiempo entre pintas de Guinness para no perderme ni un solo detalle de esta joya que tan cuidadosamente ha sido restaurada.

  • Más opciones: White’s Tavern (2-4 Winecellar Entry), Kelly’s Cellars (30-32 Bank Street) y The Garrick Bar (29 Chichester St).

Explora los alrededores de Belfast

Si tienes tiempo, acércate al Castillo de Belfast para disfrutar de unas bonitas vistas de la ciudad. Está situado en la ladera de Cave Hill, una montaña que según dicen inspiró a Jonathan Swift para escribir Los viajes de Gulliver ya que su forma se asemeja a un gigante dormido. ¿Más opciones? Stormont (El Parlamento de Irlanda del Norte) o Giant’s Ring, un recinto prehistórico situado a unos 6 kilómetros de Belfast que data del Neolítico.

Belfast, además, está en un punto estratégico para conocer la costa de Irlanda del Norte y hay muchas compañías que ofertan excursiones a la principal atracción del Condado de Antrim: la Calzada del Gigante. Declarada Patrimonio de la Humanidad, esta joya geológica formada por más de 40.000 columnas de basalto es un escenario de extrema belleza y pura magia que enamora a quien lo contempla. Esta excursión suele incluir una parada en el puente de cuerda de Carrick-a-Rede, pura adrenalina, en el Dunluce Castle y la visita a la destilería Bushmills, la más antigua del mundo.

Calzada del Gigante. Irlanda del Norte

Información práctica sobre Belfast

Cómo llegar en tren a Belfast desde Dublín:

Desde la estación de Dublin Conolly parte el Enterprise, un tren que en poco mas de dos horas te dejará en Belfast Central. Vale la pena usar este medio de transporte porque el trayecto es una maravilla. Precio del billete ida/vuelta: 55€.

Belfast Visitor Pass:

Si vas a utilizar mucho el transporte público, tal vez te interese comprar el Belfast Visitor Pass que ofrece viajes ilimitados en todos los autobuses de Metro, NI Railways y Ulsterbus, además de los clásicos descuentos en las principales atracciones turísticas, restaurantes y tiendas. Hay pases de 1, 2 y 3 días y puedes comprarlos online, en el Visit Belfast Welcome Centre (9, Donegall Square North), en los mostradores de información del aeropuerto y en cualquier estación de Translink en Belfast. Otras opciones son utilizar los autobuses turísticos, como el Belfast City Sightseeing Tour, o realizar un tour guiado a bordo de los famosos black cabs (taxis negros).

  • NO VIAJES SIN SEGURO
    Si vas a viajar a Belfast, haz como yo y contrata un seguro de viajes con Intermundial. Por ser lector de Objetivo Viajar tienes un 10% de descuento. Pincha en la imagen, contrátalo usando el código OBVIAJAR10 y viaja con total seguridad.